domingo, 24 de abril de 2011

FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN


Vida nueva... Nathan Stone sj


Todos nosotros, al ser bautizados en Cristo Jesús, hemos sido sumergidos en su muerte. Por este bautismo en su muerte fuimos sepultados con Cristo, y así como Cristo fue resucitado de entre los muertos por la Gloria del Padre, así también nosotros empezamos una vida nueva. Romanos 6:3-4


Aleluya, aleluya, aleluya.

No tengan miedo, aleluya.

Yo sé que buscan a Jesús crucificado.

Yo sé que la tragedia se te pega en el paladar, que el sufrimiento es real y no lo has superado. Sin embargo, no está aquí, pues, ha resucitado, aleluya.

Vengan a ver el lugar donde lo habían puesto, aleluya.

No lo podrán encontrar entre los muertos, aleluya.

Porque Cristo vive, aleluya.


Si vive él, entonces, el todo que quedó en nada por su muerte, no quedó en nada, sino en todo. El Reino proclamado no quedó en nada, sino en todo. La sanación de los enfermos, la vista a los ciegos, la libertad a los prisioneros, no quedaron en nada, sino en todo. Las bienaventuranzas, el tesoro escondido, la semilla de mostaza, no quedaron en nada, sino en todo. La vida de la hija de Jairo, la vida del hijo de la viuda, la vida de Lázaro, no quedaron en nada, sino en todo, aleluya.


La crucifixión de Jesús pretendió desmentir su mensaje, la libertad, el amor gratuito, la buena notica. Pretendió transformar la esperanza de mundo nuevo en un cadáver vigilado por soldados, y no pudo. La ejecución de Jesús era para colocar las riendas de la religión nuevamente en manos humanas, bajo el control de las autoridades correspondientes, para la conveniencia de los poderosos. No resultó, porque el amor es más fuerte, la vida más potente, aleluya, aleluya.


No está aquí, entre los muertos. No está aquí, entre los cadáveres. No está aquí, entre las tumbas. No está quieto, sino en movimiento. No es solo recuerdo, sino misión. No está aquí, recostado en su sepultura, porque está vivo, activo, en el mundo, ahora, haciendo cosas, renovando la creación, aleluya.


Por el bautismo, fuimos sepultados con Cristo, para ser, con él, resucitados. La promesa no es el cielo después si te portas bien ahora. Anda a Galilea, ahí lo verás, hoy. Comparte la ruta del pobre, el espacio del marginado, la añoranza del joven. La promesa es vida nueva, sentido, llamado, misión, ahora. Peregrinarás acompañado por el mismo que venció a la muerte, aleluya.


No está aquí, muerto, quieto y triste. Está ahí fuera. La gloria del Padre es la vida del Hijo, multiplicado en testimonio, elevado a potencia exponencial. La resurrección del Cristo ungido, Rey del Universo, es el nuevo Big Bang:explosión originaria de vida en amor para toda la creación. Porque grande es su amor, aleluya, porque eterna es su misericordia, aleluya.


No te quedas sentado, aleluya.

Todo ha cambiado, aleluya.

Cristo venció a la muerte, aleluya.

La piedra desechada es la piedra angular, aleluya.

En esta noche de gracia, se une el cielo con la tierra, el espíritu con la carne, aleluya.

Celebremos las bodas del Cordero, aleluya.

Cristo, nuestra pascua, aleluya, aleluya.

Jesús, nuestra paz, aleluya, aleluya, aleluya

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada